10 razones por las que perdonar te hará un ser libre





Del dolor se aprende.


Siempre que tienes una experiencia de dolor emocional, se detonan múltiples factores que te hacen sentir que es duro de resolver; pero al final de cuentas, descubres que la vida es un constante aprendizaje. Que puedes aprender de esas experiencias de dolor.

En ocasiones los momentos dolorosos te muestran que puedes ser más seguro, fuerte, disciplinado, afable con quien fuiste duro o severo con quien te maltrató.


Cada vez que obtienes un entendimiento y “te cae el veinte” de que para crecer como ser humano tuviste que pasar por esos dolores, entonces has perdonado.


Si percibes que para poder perdonar es necesario hacer que el otro pague por sus aparentes errores y te ofrezca tantas disculpas hasta que sangre; si crees que eres incapaz de olvidar una “traición”, entonces no sabes lo que verdaderamente es perdonar y seguirás enganchado con esa persona, experiencia o dolor por toda tu vida embarrándote en tu propio lodo.


Dale la vuelta a la página y comienza a sanar lo que duele. Tienes aquí 10 razones por las que perdonar te hará un ser libre:


1. Para ser feliz. Así de simple y sencillo. Cuando te empeñas en no perdonar y salir avante de una experiencia de dolor te alejas aún más de tu felicidad, quedándote atorado en el conflicto.


2. Te conviertes en un ser humilde. Siempre que te encaprichas en que tú tienes la absoluta de verdad de cómo sucedieron las cosas y que las otras personas están equivocadas, permaneces en el orgullo, no aceptando que sufres y eso es no ser humilde. Mientras menos humildad tengas, menos podrás perdonar. Acepta ser afectado por la experiencia que estás viviendo. Podrás edificar un gran muro de protección, pero al final de cuentas, con o sin muro, sufres.


3. Perdonar te hace sabio. Cuando quieras saber más de la vida, aprender a relacionarte, entender por qué no tienes pareja, por qué la que tenías te fue infiel, si tu economía no funciona o por qué tu padre te abandonó, perdona. El perdón te dará la sabiduría para seguir adelante.


4. Te ayuda a dejar ir. Cuando el apego por una persona es tan grande que parece imposible dejar ir, el perdón contribuye a disolver el vínculo que existe para facilitar el proceso cuando hay que dejar ir.


5. Hace tu vida más ligera. Si puedes ser capaz de perdonar cada experiencia de dolor, quitarás de tu vida todo el exceso de cargamento que llevas sobre tus hombros, sanando las heridas que has acumulado con el paso del tiempo.


6. Te da claridad mental. Cuando estás tan anclado en una experiencia de dolor, es difícil poder pensar claramente y resolver. El perdón te ayuda a ir vaciando los contenedores de dolor y eso impacta directamente en la toma de decisiones asertivas.


7. El perdón te encamina a la compasión. Perdonar es un importante paso a hacia la compasión. Porque así como entenderás que tú sufres y que ese dolor te lleva a crecer, así mismo comprenderás que los demás también tienen sus propios asuntos por resolver y los mirarás desde el amor y no desde el juicio.


8. Perdonar te da perspectiva global. Siempre que perdonas sales de un único punto de vista: el tuyo. Puedes tener una perspectiva de cómo las demás personas ven las situaciones y puedes ser comprensivo.


9. Dejarás de sentirte culpable. El perdón es el antídoto de de la culpa. Cuando te sientas culpable por algo, enfócate en entenderte, comprender y asimilar por qué actuaste cómo lo hiciste. El perdón te ayudará a dejar de castigarte y a seguir adelante.


10. En un nivel más avanzado, el perdón de ayudará a entender por qué existen cada una de las máscaras del ego.


Y tú, ¿perdonas o prefieres seguir anclado al dolor?


Gurucitta

62 vistas

Trabajemos juntos

  • Gurucitta
  • Gurucitta
  • Gurucitta

Gurucitta | Todos los derechos reservados ©2020 Términos y condiciones | Política de privacidad