4 motivos por los cuales aún no resuelves tus conflictos personales

Actualizado: feb 17

¿De dónde vienen los conflictos que tienes en la vida y cómo los resuelves?



Todos los conflictos que tienes en la vida son un reflejo de cómo te sientes interiormente.

Las experiencias en las que experimentas conflicto es un recordatorio de la vida de todo eso que no tienes resuelto.


Probablemente has aprendido que un paso fundamental para dejar de tener una vida de conflicto es hacerte cargo de resolver tus emociones. Si has dominado ese paso, tal vez ahora te cuestionas:


  1. ¿Cómo le hago para dejar de pelear con los demás?

  2. ¿Por qué no puedo dejar de tener problemas en el trabajo?

  3. ¿Por qué sigo teniendo conflictos con mi pareja?

  4. ¿Por qué si trabajo en mi crecimiento como persona, mi vida sigue siendo un desastre?


Esto es porque has aprendido a identificar lo que te afecta, has entendido que no puedes hacer cambiar a los demás pero lo que aún no sabes es cómo llevar a la práctica esos estados de bienestar que experimentas en tus introspecciones, integraciones o meditaciones.


Identifica si alguno de esos motivos te está haciendo falta resolver:


  1. No estás dispuesto a dar tu brazo a torcer. Esto quiere decir que en el proceso de cambio que estás teniendo, ahora ves la vida de una manera distinta; te haces consciente de tu reacciones emocionales y de lo que te duele, lo resuelves en tu interior pero aún no estás dispuesto a ceder la razón a los demás. Entonces te instalas en un pedestal de orgullo en el que sigues aferrado a salirte con la tuya. Solución: Suelta tu impulso por querer ganar siempre.

  2. Hay algo que no has visto. Aún y cuando hayas trabajado un tema doloroso, se te pueden estar escapando algunos aspectos que probablemente no has observado porque no ha habido algo aún que los haga salir desde el fondo de ti. Solución: Siempre que tengas un conflicto respira y pregúntate: “¿Qué es lo que aún no veo en esta experiencia?”

  3. No aceptas que hay cosas que no puedes cambiar: Muchos de los conflictos que sigues teniendo en tu vida es porque no aceptas como son las personas y que hay experiencias que te rebasan, en las cuales no tienes la suficiente influencia como para cambiarlas, como la forma de pensar o actuar de los demás. Solución: Encuentra la reconciliación. Acepta y deja aferrarte. Si sientes que hay una lucha interna con ello, entonces ve a tu interior a resolverlo; pero si logras reconocer tus actitudes en ese sentido, comienza a hacer el esfuerzo por cambiarlas a voluntad.

  4. Quieres controlarlo todo: Cuando tu control predomina en la mayoría de las decisiones que tomas; cuando impones ese control a los demás, sin duda sigue habiendo algo en ti que no está resuelto y esa constante necesidad de estar a cargo no es más que tu control reflejado en esos conflictos que sigues teniendo en la vida. Solución: Trata de observar toda la inseguridad que sientes que te lleva a querer controlar todo y a todos, incluso cuando ya estás en medio de un conflicto.

Puedes tener suma maestría sobre tus emociones, pero serás un verdadero maestro de ti cuando hayas dominado los patrones de comportamiento que te llevan a tener una vida de conflicto.

De estos 4, ¿cuál es tu punto débil?

Gurucitta

Trabajemos juntos

  • Gurucitta
  • Gurucitta
  • Gurucitta

Gurucitta | Todos los derechos reservados ©2020 Términos y condiciones | Política de privacidad