Crecer como persona, requiere humildad



En el camino crecimiento personal existen varios escalones de evolución en los cuales vives diferentes experiencias. Aquellos en donde experimentas suma oscuridad, otros en donde tienes valiosos despertares o unos en los que sientes mucha felicidad.


Y existe el escalón en donde crees que lo sabes TODO. Te vuelves como un adolescente arrogante queriéndole demostrar al mundo que has crecido, que eres lo sumamente maduro para dirigir tu vida e intentas hacerle ver a tus padres que tienes la razón y sabes más que ellos.


Así como sucede literal en la vida, de igual forma sucede con el crecimiento. Aprendes mucho de ti, algunas cosas de la vida, sabes cómo manejar las emociones y experiencias de dolor; ahora consideras que no necesitas aprender más y que tus maestros, guías, mentores o terapeutas no pueden enseñarte nada nuevo. Y esto en absoluto tiene que ver con la edad, existen adolescentes de 30, 40, 50, 60 años o más.


Y podrías quedarte estancado por mucho, mucho, mucho tiempo allí si no aprendes a tener una actitud de HUMILDAD.


Si permites que esa arrogancia adolescente siempre dirija tu vida, eres orgulloso y consideras que nadie mejor que tú sabe lo que es mejor para ti, solamente estás frenando tu evolución y la vida tarde o temprano te mostrará lo arrogante que has sido. Caerá como un balde de agua fría para que puedas abrir los ojos.


Tener una actitud de humildad no se trata de estar de acuerdo con todo lo que los demás te digan, sino cuestionarte y vivirlo en tu carne, experimentarlo en ti para poder discernir si las demás personas, teorías o comentarios tienen razón o no.


¿Qué hacer?

  1. Si alguien te hace una observación y te incomoda, es porque hay algo en ti que reacciona a un estímulo externo, eso quiere decir que probablemente sigue habiendo una herida con respecto a ese tema. Préstale atención a ese dolor.

  2. Si tienes un guía, maestro, terapeuta, mentor o coach y te hace un comentario que no te gusta, en lugar de refutarlo, pregúntate ¿será que tiene algo de razón? Reflexiónalo en tu interior y encuentra la respuesta a ese cuestionamiento.Y no importa si no te lo dice un guía, generalmente las personas que te aman, te hacen ver cuáles de tus comportamientos no son favorables. Eso también sirve.

  3. “¿Estás seguro?” Está pregunta es un maravilloso comodín para tu crecimiento. Como ser humano que eres, es absolutamente normal que te auto-convenzas de que tu opinión es la real, la certera, la mejor opción o la más viable: ¿Estás seguro? Es una manera muy eficiente para retarte a ti mismo y salir del escalón “adolescente arrogante”.

  4. Este último paso es el empujón “kamikaze” que te lleva hacia la humildad. Cuando alguien te dice algo que te molesta, incomoda, pero sobretodo cuando quiere hacerte ver que estás equivocado; en lugar de defender tu punto de vista, acepta todo lo que dice y permite que el otro “gane”. Ve observando cómo te sientes y sana el dolor que provoca.

**No lo apliques en tu trabajo en donde es necesario explicar tus razones y puntos de vista, ni en cosas en donde tu supervivencia se vea afectada.

La humildad es una de las herramientas más poderosas que existen, sé humilde y te conquistarás a ti mismo.

Y tú ¿ya saliste del escalón adolescente?

Gurucitta

Trabajemos juntos

  • Gurucitta
  • Gurucitta
  • Gurucitta

Gurucitta | Todos los derechos reservados ©2020 Términos y condiciones | Política de privacidad