¿Cuánto esperas a que el dolor se te acumule?




Piensa en alguna circunstancia de tu vida en la que hayas sentido dolor emocional. En la que hayas experimentado miedo, abandono, rechazo, incertidumbre o preocupación por poner algunos ejemplos. ¿La tienes? Ahora, dime si eso “sabe a nuevo”, si en esta circunstancia es la primera vez que lo sentías. ¿Verdad que no?


No es la primera vez que sentías ese dolor emocional, lo has sentido muchas otras veces y entiendo que en la vida no hay un manual para resolver el dolor, tampoco aprendes a resolver tu sufrimiento yendo a la escuela o trabajándolo con tus padres. Sin embargo, sabes que algo no está bien contigo, que algo está doliendo y lo dejas pasar, hasta que viene la segunda vuelta, la tercera, la décima y ¡pum!, todo estalla y ahora hay ansiedad en tu vida, estás deprimido, tienes problemas en el trabajo o tu pareja te deja; si bien te va y ahora no tienes una enfermedad en el cuerpo, que es cuando el dolor ha llegado a tu vida en su máxima expresión.


Después sucede que estudias conmigo o con algún otro maestro que te enseña Integración emocional (técnica para disolver el sufrimiento, si me lees por primera vez) y aún así, teniendo la respuestas en tus manos, teniendo las herramientas y los pasos a seguir, sigues dejando pasar ese dolor, postergando por desidia, porque es “muy duro”, ¡claro que es duro observar el dolor! ¡Casi todos los jarabes saben feo! y resolver tu sufrimiento es tomarte el jarabe.


Alguna vez alguien me dijo: “pero es que yo no estoy tan evolucionada como tú” y yo pensé ¿y cómo crees que llegue hasta aquí? ¡Tomándome el jarabe! No postergo mi sufrimiento, no dejo pasar nada, ni tan sólo un día.

Cuando te haces una herida y sangras, no esperas un día, una semana, meses o años, ni siquiera horas para curarte, vas de inmediato al chorro del agua, a buscar alcohol, un curita (bandita / tirita) y paras el sangrado.


Con las heridas emocionales deberías hacer lo mismo, atenderlas de inmediato, evitar postergar y te garantizo que tu vida sería tranquila y feliz. Pero si sigues esperando a que el tiempo resuelva tu dolor o a que se esfume porque ahora miras hacia otro lado, es nunca, nunca, nuca va a pasar. Es tomando acción la única forma de cambiar todo aquello que quieres cambiar, todo aquello que tanto te atormenta, te incomoda y no te deja dormir por las noches.


Si tú esperas a que pase más tiempo, a que se acumulen más experiencias de sufrimiento, más doloroso será tocar fondo. Ya no esperes más, ¡comienza ahora!

Postergando no vas a cambiar tu vida.


Si no sabes por dónde comenzar o consideras que no puedes hacerlo solo, aquí mismo te dejo un ejercicio en donde te acompaño y te guío para hacerte consciente de lo que aún no resuelves y puedas comenzar a sanarlo.


EJERCICIO


Con amor,

Gurucitta


Trabajemos juntos

  • Gurucitta
  • Gurucitta
  • Gurucitta

Gurucitta | Todos los derechos reservados ©2020 Términos y condiciones | Política de privacidad