Después de la pandemia nada será igual



Después de la pandemia nada será igual.


Tus finanzas, el trabajo, la actitud, la forma de pensar, tus hábitos y creencias, responsabilidades y percepciones; nada será igual. La tecnología, la forma de comprar y comunicarse; el modo de entenderse y relacionarse. Nada será igual.


Justo ahora, nada es igual. Acepta tu nueva realidad.


Tu vida antes de la pandemia ya no existe, eso no regresará. Porque habrás cambiado, para bien y crecer o tal vez tus miedos habrán aumentado, tu familia y amigos habrán cambiado. Habrán personas que nunca volverás a ver, lugares a los que ibas qué dejarán de existir, rutinas que ya no podrán ser. Suelta, deja ir y adáptate. Porque todo habrá cambiado, tú habrás cambiado.


La sociedad, la economía, las costumbres, no serán las mismas.


Habrás encontrado el punto clave que te lleva a la transformación o se habrá multiplicado tu sufrimiento. Aún y con el cúmulo de dolores, aún y con las resistencias, habrás cambiado.


Tu pensamiento, comportamientos y sentimientos ya no serán los mismos.


Tus necesidades, gustos, preferencias no serán los mismos.


La vida hoy, es distinta.


Si te sientes en paz, bien por ti, has cambiado.


Si te sientes en conflicto, bien por ti, es una oportunidad para crecer, has cambiado.


Si sientes que tu realidad te aplasta, te darás cuenta que el propio sufrimiento que llevas dentro es el que te hace sentir así. No es la vida, no es la crisis, ni la pandemia, es tu propia realidad interna lo que te aplasta; y cuando te des cuenta de ello, habrás cambiado.


Si es un momento difícil pero tienes aceptación y te haces cargo, sólo ten paciencia, pronto entenderás que has cambiado.


Cada una de las circunstancias que existen en este momento, están creando una nueva realidad. La humanidad se encuentra en el sitio más alto del pico de esta experiencia, en donde vives tu antigua realidad y estas en el punto exacto en donde aún no se manifiesta la nueva. El punto más alto en donde sabes que algo nuevo viene pero aún no puedes verlo manifestado. Comparado como cuando estás en el tope más alto de una montaña rusa, a punto de sentir la caída libre, con el corazón a tope, sabes lo que se avecina pero aún no sucede.


Esa es la manifestación de la humanidad y pronto iremos en caída libre, algunos desde la absoluta aceptación, reinventándose y disfrutando de la montaña rusa, otros desde el dolor, sufriendo porque este juego les provoca vértigo.


La diferencia radica en qué tan dispuesto estás a renunciar a lo que ya no es posible y a aceptar tu nueva vida, crecer y avanzar o cuánto quieres seguir en la víctima, sin respuestas conscientes acerca de tu existir, sin tomar las riendas ni salir del aparente estancamiento.

Pregúntate:


  1. ¿Qué es aquello que me tiene anclado que hoy puedo dejar ir?

  2. ¿Quiero seguir siendo víctima?

  3. ¿Qué esfuerzo puedo hacer en este preciso momento para dejar de sufrir?

  4. ¿Qué necesito para avanzar?

  5. ¿Por qué no puedo tomar acción?

  6. ¿Quiero vivir el resto de mis días desde el dolor?


Sacúdete a ti mismo si es necesario, porque quieras o no, el mundo entero y tú mismo, están cambiando y busca el consuelo necesario que sumerja tu corazón, en la fe, la confianza en ti mismo y en la vida; la compasión por los demás y el entendimiento de que todo es perfecto así como lo vives.


¿Aceptas cambiar o te aferras a lo que ya no puede ser?


Gurucitta


Trabajemos juntos

  • Gurucitta
  • Gurucitta
  • Gurucitta

Gurucitta | Todos los derechos reservados ©2020 Términos y condiciones | Política de privacidad