¿Por qué cuesta tanto soltar tu sufrimiento?


Cada vez que te aferras a sufrir se hace un círculo vicioso entre tú y tu ego. Tu ego sabe que obtiene algo a cambio de sufrir y tú has caído en la trampa.


Pregúntate ¿qué obtengo a través de este sufrimiento; amor, atención o cosas materiales? Y observa cuál es tu adicción.

En ocasiones te encuentras tan apegado a sufrir que prefieres permanecer allí, viviendo el “más vale malo por conocido que bueno por conocer”, que no te mueves aunque te estés quemando los pies. Otras veces tienes tanto miedo de saber que lo que conseguirás con soltar tu sufrimiento será tan grande, tan provechoso y lleno de tantos frutos positivos que prefieres darle la vuelta y seguir estático. Te asusta pensar en lo que te puedes convertir o lograr que te vuelves una mágnifica mente creadora de pretextos y justificaciones.


Y también pasa que hay momentos en los que ni siquiera te das cuenta que no quieres soltar. Simplemente estás tan acostumbrado a que la vida sea dura, a que todo duela y no conoces otro sentido de la vida misma, que tener una vida dichosa no entra en tu panorama.

Sea cual sea el motivo por el cual no sueltas tu dolor, sabe que sí hay otra forma de vivir. Sabe que sí puedes tener una vida tranquila y cómoda, simple y dichosa. Tener el trabajo de tus sueños, una pareja feliz y una buena relación con tus hijos. Puedes resolver ese problema que te quita el sueño todas las noches y también conocerte a ti mismo. Todo es cuestión de trabajar en ti y transformar. Tomar las riendas y soltar...


¿Qué tal si comienzas hoy mismo a soltar?

Da un pequeño paso, algo que quizá en este momento no requiera mucho esfuerzo, pero que en un futuro hará la diferencia.


¡Házlo!


Gurucitta

Trabajemos juntos

  • Gurucitta
  • Gurucitta
  • Gurucitta

Gurucitta | Todos los derechos reservados ©2020 Términos y condiciones | Política de privacidad